El desorden es la raíz de mi ineficiencia

Un lugar desordenado es un lugar ineficiente.
Photo by Beth Macdonald on Unsplash

Cada vez soy más consciente de que la falta de organización es la fuente de mis bloqueos, o dicho de otra forma, el desorden es la raíz de mi ineficiencia.

La verdad es que tengo claro que llevo demasiado tiempo bloqueado, mareando la perdiz y no termino de ser capaz de sacar adelante mis proyectos.

Hoy leía esta entrada de @irenesanzv y me veía totalmente reflejado en ella en especial cuando afirma que:

Podemos aprender a hacerlo mejor

La única razón por la que estoy de acuerdo es porque lo he experimentado desde que empecé a usar GTD. A pesar de ello, en estos momentos soy incapaz de llegar a ese estado, no ya de calma, sino al menos de falta de ansiedad.

Buscando causas a mi ineficiencia

Ahora mismo no tengo responsabilidades laborales, ni de hijos, y mi calendario, salvo los temas lógicos del desgaste de los años, está bastante despejado. Siendo así, la pregunta obvia es ¿ por qué no soy capaz de salir de esta situación ?.

Una de las más comunes respuestas según los modernos gurús de la efectividad sería que faltan objetivos claros y concretos.

Sin embargo, creo que en mi caso esto no es cierto, tengo bastante claros mis objetivos. A pesar de eso no termino de encontrar el camino hacia ellos, y como bien dice Irene:

Me despisto por el camino con mil objetos brillantes.

Pero ese despiste no es tanto fruto de la distracción, cómo de la falta de organización, lo que me lleva a esta otra entrada de @JordiFortunyBad donde explica de forma muy clara el problema.

Personalmente tengo claro que soy una persona muy desorganizada, algo que en mis tiempos laborales no ha sido un problema grave por contar en mi equipo con personas que suplían sobradamente este aspecto, a las que siempre estaré agradecido, y a las que he dado mucho trabajo, soy consciente de ello.

En la actualidad este estado aparentemente tan despejado de compromisos deja sin embargo abierto un gran espacio al desorden, lo que produce un grave problema a la hora de decidir.

La importancia del orden

Nuestro cerebro se resiste de forma inconsciente a decidir en medio del caos, dada la energía que eso supone.

Uno de los aspectos más enriquecedores de mi vida es haber trabajado en ONCE. El contacto con ciegos, y con los maestros que les ayudan a formarse me hizo entender la importancia del orden.

Esto es para ellos una necesidad vital ya que vivir sin ese orden les complica enormemente la existencia. Valga cómo ejemplo el caso de un compañero que dejó de vivir con su novia por que esta le cambiaba las cosas de sitio en la nevera.

Para el común de los mortales, o para un ciego defectuoso cómo yo – mi mujer dixit -, puede parecer una nimiedad. Sin embargo, en el caso de un ciego total que cocina, muy bien por cierto, se convertía en un auténtico calvario.

Todo esto me ha venido a la mente gracias a la estupenda entrada de Jordi.

En ella señala los aspectos más importantes de la organización y para mi ha dejado claro que el desorden está en la raíz de mi ineficiencia, con lo que me ha abierto un claro frente de mejora en mis hábitos.Desde mi experiencia, estoy totalmente de acuerdo con él en que:

Si no somos personas organizadas difícilmente podremos ser personas efectivas

Entiendo que de ahí nace mi obsesión por enlazar notas y mi empeño en usar Obsidian para mi GTD, pero voy viendo que quizás todo esto no es más que una forma de aplazar decisiones.

Cada cosa en su lugar

No debemos olvidar que la relación entre sitio y significado es subjetiva, por lo que parece inútil buscar, con infinito afán, la receta milagrosa para organizarte preguntando a otros. Además, conviene desconfiar de aquellos que prometen resultados milagrosos siguiendo sus sistemas, algo más cerca de vendedores que de maestros.

Al final, a la pregunta de donde va esto o lo otro, te podrán responder, pero no te servirá de nada si no entiendes el porqué de esa organización.

Por eso es importante llegar a entender la correspondencia entre lugares y significados que sólo si es biunívoca hará que no desperdiciemos energía en pensar dónde están las cosas y facilitará por tanto la toma de decisiones.

De ahí también el éxito de GTD, ya que establece unos criterios claros para ese orden. Así que, como bien dice Irene:

Decidir es nuestra mejor herramienta.

Toca trabajar y atacar el desorden, la raíz de mi ineficiencia.

Referencias

Comenta la entrada para que el Blog pueda mejorar:

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
Ir al contenido